Mi búsqueda X: Altibajos

La misma semana que teníamos la cita empecé a sentir como un cosquilleo de un lado a otro de la barriga, pero me parecía muy pronto para sentir al pequeñín.
Y llegó el 7 de Julio, teníamos cita por la tarde, pasé todo el día muy nerviosa, no tuvimos que esperar mucho, cuando entramos le expliqué lo que nos habían dicho en la eco del hospital, ojeó el historial de mis abortos y enseguida me hizo la eco.
Lo primero que hizo fue tomar las medidas para ver si efectivamente tenía una semana menos como nos habían dicho en el hospital.
Todas las medidas estaban perfectas, le costó tomarlas porque se movía un montón, me dijo que lo que yo había sentido era él. Nos dijo que había un 90% que fuera niño por la inclinación del tubérculo genital.
Yo aproveché y le pregunté si el triple screening era obligatorio, y me dijo que no, que era voluntario al igual que la anmiocentesis.
Salimos de allí muy contentos, ¡ y acordándonos del mal rato que nos había hecho pasar el Dr.L.
El mes de Julio lo pasamos tranquilos, papá solo trabajaba por las mañanas, y al final de mes se cogió una semana de vacaciones, pues la otra la dejó para septiembre pues planeamos irnos de vacaciones.
A mediados de Agosto un día cuando iba a ducharme, al entrar en la bañera me caí de rodillas, en ese momento no pasó nada, pero al día siguiente comencé a sangrar como si fuera una regla, así que nos fuimos para urgencias.
Me hicieron una eco y no se veía nada, no parecía que hubiera desprendimiento de placenta ni nada, pero me dejaron ingresada para controlarme el sangrado. Dejé de sangrar es noche, por la mañana estaba mi ginecóloga y me hizo una eco, entonces nos dijo, os podéis ir a casa, vuestro niño está bien, ¿niño? dije yo, pues sí un niño, y así nos enteramos de lo que era.
Como estaba todo bien nos mandaron para casa, y me recomendaron reposo.
Llegó la primera semana de Septiembre y nos fuimos de vacaciones a Cabo de Gata, estando allí decidimos ir a la playa del Mónsul,( no sé si habéis estado o no, pero para llegar hay que pasar por unos carriles), pues bien , fuimos y pasamos un día genial, por la noche cuando iba a dormir, fui al baño y sangrado otra vez, esta vez me relajé y decidimos ir al hospital al día siguiente si seguían los sangrados, por la mañana prácticamente no sangraba, así que decidimos que haría reposo.
Llegamos a casa el día 8, y la siguiente eco, la de las veinte semanas la teníamos el día 10.
El día de la eco estaba mi ginecóloga, una vez que nos dijo que todo estaba perfecto, le comenté lo del sangrado, y nos dijo que según como habían aparecido los sangrados parecía que tenía el cuello del útero muy sensible, y que con cualquier esfuerzo, caída, relaciones iba a sangrar, que nos preparásemos para encontrarnos más sangrados durante el embarazo, pero que por ello no dejáramos de ver si iba todo bien.
Pues bien, cuatro semanas después de la eco empecé a tener contracciones muy seguidas, sí las de braxton hicks (son contracciones uterinas esporádicas que empiezan a notarse desde la semana 20, sirven para entrenar al útero para el trabajo de parto) pero que en mi caso no eran cortas ni esporádicas, estuve una noche entera cada 20 minutos más o menos, a la mañana siguiente llamé a mi ginecóloga, que no estaba pero pude hablar con su enfermera, que recomendó ir al hospital para que me pusieran monitores y comprobaran el cuello del útero, así que de nuevo al hospital .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Manualidades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s