Los placeres de ser madre

Seguro que más de una estaréis de acuerdo conmigo en que la maternidad es dura, muy dura.
De repente te ves con una personita que depende totalmente de ti y te sientes perdida.
Y te das cuenta que la maternidad no es como te la cuentan, que no es un camino de rosas.

Pero quiero hablaros de los placeres que trae consigo la maternidad, que no son pocos. Supongo que para cada madre unos serán más importantes que otros, así que os voy a hablar de los míos.

Nada comparable como sentir desde el momento en que te enteras que estás embarazada como va creciendo dentro de ti ese ser, el amor tan inmenso que se siente desde ese momento, un amor tan puro como ningún otro.

El placer de notar como se mueve dentro de ti, solo nosotras tenemos ese privilegio, aunque los papás lo noten desde fuera, coincidiréis que no es igual.

El placer de parir, sí es un placer, porque aunque sintamos morir de dolor durante el parto, es un gran placer hacerlo para poder ayudar nacer a ese ser, ese es un momento mágico, ver a tu hijo por primera vez, olerlo, besarle…es un privilegio que tenemos.

Por no decir el placer de sentir esa primera mirada de tu bebe cuando aún estáis unidos por el cordón, se me pone la piel de gallina de recordarlo, esa mirada de tú eres mi mamá…Y sabes que aunque corten ese cordón físico, siempre estaréis unidos por otro.

El placer de alimentarlo de tu pecho, soy lactivista, me encanta la lactancia, este para mí es uno de los mayores placeres de ser madre, poder nutrir con este alimento tan perfecto que tenemos y ver como van creciendo gracias a ti, a ese alimento que le das de ti.

No solo nutrirlo con la leche, sino nutrirlo con el amor que emerge del momento, del consuelo que necesita, nutrirlo con mamá.

El placer de dormirlo en la teta, notar como se van relajando poco a poco.

El placer de ver esa mirada y esas caricias que te da mientras mama, por no decir de esa sonrisa picarona con la teta en la boca, y esos juegos de “teta” que tanto les gusta.

No quiero decir que quien le da biberón no lo nutra de esta forma, solo que para mi es un placer hacerlo así.

El placer de tenerlo dormido encima de ti solo porque no te apetece dejarlo en la cama, porque quieres seguir escuchando su respiración y notar su calor.

El placer de tenerlo cerquita, pegadito al hacer colecho, poder olerlo mientras duerme, ese olor que te embriaga y te engancha.

Y cuando se despiertan el placer de ser lo primero que ves al abrir los ojos aunque sea porque se han echado encima tuya y remolonear y jugar con ellos en la cama.

El placer que te da cuando han empezado a andar y vienen corriendo a darte un abrazo.

El placer de un beso, si un beso, los míos no son de dar besos, así que sé que cuando me dan uno es porque realmente lo sienten, así que para mi es un placer que me den un beso tan puro.

Seguro que me he dejado en el tintero muchos más, porque cada día encuentro algo maravilloso de mis hijos.

No es que mi maternidad sea perfecta, ni pretendo que lo sea, pero me gusta disfrutar de cada pequeño momento y cada pequeño detalle de mis hijos, quiero vivir su infancia plenamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mi maternidad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los placeres de ser madre

  1. Sonia Martin dijo:

    Que bonito post!! todos unos placeres preciosos,el de la teta,el de despertarse juntos,cuando te piden brazos,cuando te sonrien,ainss me derrito jajaja
    Besos

    Me gusta

  2. mama jumbo dijo:

    Sí, solo de recordarlo ¿verdad?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s