Historia de un parto robado

Un marrón, eso es lo que éramos nosotros para esa matrona que se supone que tiene que ser un apoyo para una mujer que está de parto y debe confiar en ella.

Después del cambio de turno, llegó una de las mejores matronas con las que cuenta el hospital, con muchos años de experiencia esta mujer se sigue renovando y tiene en cuenta la necesidad de la mujer durante el parto y su opinión.

Pues bien, lo primero que hizo cuando llegó fue ver como estábamos el bebé y yo, vio todo lo que le había pasado a mi pequeñín durante la dilatación, y me comentó que íbamos a esperar un poco más para ver como iba, pero que quería llamar al ginecólogo porque no se atrevía a ponerme la oxitocina otra vez.

El ginecólogo tardó cinco minutos, y cual no fue mi sorpresa cuando vi que era el simpatiquisimo Dr. G., que por otro lado tenía muy buena fama en cesáreas de urgencias.

Nada más llegar y ver un poco el historial de monitores se dispuso para hacerme un tacto, y gritó diciendo
pero bueno, ¿es que nadie ha visto el color del líquido de esta mujer? a quirófano ahora mismo.

Me eché a temblar, de pronto echaron a papá, llegaron varias enfermeras, y empezaron a prepararme.

Miles de cosas se me pasaron por la cabeza, no me dieron una explicación, ni una palabra, lloré, lloré de impotencia, de dolor, de rabia. de miedo…de mucho miedo, solo hacía cuatro años que mi padre había fallecido de una sepsis de quirófano después de una operación rutinaria, y me daba pánico (y aún me da) entrar en quirófano y pasara algo.

Yo sólo pude preguntar si iba a estar mucho sin ver a mi bebé, y me dijeron que cuatro horas por lo menos, eso me hizo sentirme aún peor, deseaba tanto estar con mi bebé nada más nacer, es más deseaba tanto ese parto.

Cuando entré en quirófano, el anestesista intentaba tranquilizarme, llegó la matrona y se quedó junto a mí todo el tiempo.

Algo que nunca olvidaré de la cesárea es la impotencia que se siente entre otras cosas porque me ataron las manos, me sentí como unas de las gatas que operábamos en la clínica veterinaria, muy poco humano.

Noté como cortaban con el bisturí, no dolor pero si la sensación, escuchaba como el ginecólogo decía:
– Más rápido hay que sacarlo más rápido…

Que angustia, miles de cosas pasaban por mi cabeza en décimas de segundo, hasta que lo escuché de llorar, entonces supe que estaba bien.

Ese fue el único momento que la matrona se separó de mí, y fue para coger a mi precioso bebé y acercármelo para que nos conociéramos, me lo puso junto a mi cara y lo besé, le hablé, tenía tantas ganas de tenerlo entre mis brazos y no pude.

Cinco minutos, eso fue lo que lo vi, enseguida se lo llevaron. La matrona me explicó que tenían que hacerle una aspiración pues parecía que había aspirado meconio, que en un rato me contaba más. Me quedé preocupada, pues sabía que si había aspirado meconio podía producir una neumonía(ver información aquí).

Bien pues llegó el momento de limpiar y cerrar, escuché al ginecólogo decirle a los enfermeros que contaran las gasas, pues bien una no aparecía, así que volvieron a limpiar para ver si estaba dentro de mí.

Finalmente apareció y cerraron.

El simpatiquisimo Dr. G. se asomó por la cortinilla y me dijo que todo había salido bien, y que el bebé estaba bien.

Por primera vez pude respirar tranquila, pero yo no dejaba de estar en un sueño, no terminaba de asimilar todo lo que había pasado esa noche, yo había ido de parto al hospital con toda la ilusión del mundo, y varias horas después me encontraba saliendo de un quirófano, mi bebé en incubadora y papá deseando vernos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Manualidades. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Historia de un parto robado

  1. Sonia Martin dijo:

    Pero al final es una negligencia,madre mia!! que mal lo tuviste que pasar,que impotencia y encima sin darte explicaciones…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s