Si tanto deseabas un hijo…

Ay!, últimamente no hago más que despotricar de otras madres en el blog, pero es que si no lo hago reviento.

Las otras tardes, como todos los días desde hace un mes más o menos vamos a darles unas zanahorias a una yegua y su potro que han dejado en la parcela de al lado para que la limpien de hierba, si los pobres animales al solano con el calor que hace, bueno pero esa es otra historia…

Bien pues cuando estábamos cerca vi que había una familia allí con un niño chinito que es adoptado, ya los había visto varias veces en el parque, hace como un año, mientras jugaba en el parque con C. escuché a la madre decir que si digo que encima habían tenido que ir a china a recogerlo, que si hay que ver en el pueblo que vivía, que desde luego aquí está mucho mejor que vaya vida le esperaba allí…(no es que yo me dedique a escuchar conversaciones ajenas, sino que me llamó la atención como después de decir todo eso se quejaba del niño), que hay que ver el genio que tiene, que si lo tenía que castigar todo el tiempo, que no podía más…

Otro día, a final de Junio volví a coincidir con ellos, y no os podéis imaginar la que le lió la madre por tirar un cochecito, con dos cachetadas correspondientes, que por su puesto a mi me llamó la atención y me puse mala.

Pues bien el otro día con los caballos, cosas de niños, mi hijo se acercó e intentó darle de comer echando a un lado al niño, esté empujó a mi hijo y la madre ya empezó a gritarle, yo me acerqué a G. y le dije que había llegado después y que esperara que el potro iba a comerse las zanahorias de los dos, que no pasaba nada.

Hasta ahí bien, luego G. empezó a coger una especie de avena que les gusta mucho para dársela en la mano, y el niño se la quitó, yo viendo el panorama, cogí una rama para cada uno, para mis dos niños y para él, así no habría problema.

G. y él empezaron a jugar, y el niño imitaba a mi hijo, cosa que no le gusta nada, y me lo dijo, yo le dije que el viera a los caballitos y ya está que el niño solo quería jugar con él, a una de estas mi hijo le dijo que no quería jugar y el niño le dio un tortazo en la espalda, y se lió.

Esa mujer se puso como una energúmena con su hijo, claro el niño que no le quería pedir perdón a G. empezó con una pataleta, yo le decía a ella que no pasaba nada, que eran cosas de niños para ver si se calmaba, pero no. Como no se bajaba del burro como decía ella, le dijo, pues me voy y que sepas que estoy enfadada contigo y aquí te quedas con tu padre, os podéis imaginar el sentimiento de abandono que pudo sentir el niño, pues estuvo así como diez minutos, y al final la madre se montó en el coche y lo arrancó, el niño en su desesperación por ser aceptado de nuevo por su madre y que volviera, le pidió perdón entre lagrimones a mi hijo, y la madre volvió, le dijo que le diera un beso, y otra vez a empezar, pero como yo sé que a G no le gustan que le den muchos besos, ahí terminó la cosa.

Yo estaba deseando que o se fueran ellos o nos fuéramos nosotros, porque no me gusta nada que mis hijos vean este tipo de comportamientos en los adultos.
Entre tanto mi peque la pobre solo me preguntaba que le pasaba al nene, que si se había hacho pupa por como lloraba, y me decía que le gritaba.

Cuando llegamos a casa G. me dijo que no le había gustado lo que había pasado, que no le gustó que le pegara, pero que tampoco le gustó que la madre del niño lo tratara mal,porque seguro que el niño se sintió mal y que por eso lloraba tanto, y es que ellos se dan cuenta de todo.

A ver no digo que sea fácil tener que empezar una vida con un niño de dos años de diferente cultura, con lo que lleve a sus espaldas, pero es tu hijo, cuando adoptas es porque por un motivo u otro no puedes tener un hijo propio, pero tienes el deseo de ser madre, y ahí está tu oportunidad, no puedes creer que le estás haciendo un favor y que tienes el derecho a tratarlo de cualquier forma, o de amoldarlo a tus expectativas.

Conozco a una familia que tienen a un chinito adoptado desde que tenía un año, y le adoran, y el niño se ha adaptado de una manera increíble, y nunca les he visto hablarle así, porque es su hijo como  podía haber sido uno biológico.

Creo que esos padres son un regalo para ese niño y ese niño un regalo para esos padres, que es algo mutuo, ambos tienen una nueva oportunidad de tener una familia, y realmente no entiendo como pueden tratarlo así, con tanta ira.

Sé que la forma que tenemos de criar depende mucho de nuestra propia crianza, pero no tiene porqué ser así, podemos sanar nuestras heridas de la infancia y ser mucho mejor que nuestros padres, que simplemente lo hicieron como pudieron.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mi maternidad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Si tanto deseabas un hijo…

  1. Jirafa dijo:

    Yo alucino también con la de cosas que se ven. Cierto que a veces no es nada fácil pero los adultos somos nosotros y cada cual tiene que aprender a controlarse y tratar de ser mejor para dar ejemplo a sus hijos. Pobre niño!

    Me gusta

  2. Sonia Martin dijo:

    Madre mia!,pobre niño y encima que espectaculo! yo tampoco puedo entender estos comportamientos,nadie les ha obligado a adoptar o tenerlo,es una elección; de todas formas se ve cada cosa en los parques y sitios con niño,yo a veces me pongo mala,cuanto tenemos que cambiar los adultos aun…
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s