Yo colecho

Como ya sabéis, yo colecho con mis dos hijos de 6 y 2 años y mi marido, por supuesto.

La verdad es que no llegué aquí por convicción ni mucho menos, si no mas bien por supervivencia.

Cuando empecé a practicarlo ni siquiera sabía que tenía nombre y todo.

Cuando G., el mayor nació tuve problemas al principio de nuestra lactancia, lo podéis leer aquí, nació por cesárea, no me cogía bien el pecho, así que opté por usar pezoneras, que menudo coñazo latazo es, a esto se le juntó que G. tardaba una hora-hora y media en cada toma, tanto de día como de noche, así que para cada toma nocturna tenía que levantarme, ponerme cojines como podía para que no me doliese mucho la cesárea, ponerme las pezoneras, y estar una hora mas o menos con la teta, y claro como no el cambio de pañal después de cada toma, que como padres primerizos lo llevábamos a rajatabla.

Después, cuando dejé las pezoneras aparecieron las grietas, así que mientras mamaba de un pecho me sacaba leche del que tenía peor y se la daba en bibi, en esos momentos no recuerdo ni el tiempo que llegué a dormir por la noche.

Intentaba darle la última toma a las doce de la noche y ya nos quedábamos en la habitación, pero ni aún así conseguía dormir.

Bien pues después del primer mes, ya habíamos solucionado el tema de pezoneras, grietas, etc…, ahí ya empecé a no cambiarle el pañal después de cada toma, porque encima es que se me desvelaba y yo ya andaba medio zombi durante el día, y papá que tenía que trabajar no digamos, y me ponía un sinfín de cojines alrededor porque me quedaba frita mientras mamaba sin poder remediarlo.

Y así seguía yo durante el día como un zombi recien salido de “The walking dead”, ya que lo que es dormir G., sobre todo siesta, más de media hora como que no, así que tampoco podía descansar durante el día.

No lo metía en la cama porque bueno, escuchas que si no es bueno tan pequeño, que si le puedes ahogar…, tampoco yo sabía darle el pecho tumbada.

Buscando y rebuscando por internert, vi como era la postura para darle en la cama, y ahí que poco a poco le fui cogiendo el truco.

así que a los tres meses, por primera vez le dí en la cama, cuando me desperté él estaba dormido y había terminado su toma, y yo ¡no me había dado ni cuenta!!!!!!, así que por fin dormí.

A partir de ese momento hacía el primer sueño en su cuna, y luego a la cama, en un mes pasó directamente a la cama y la cuna pasó a mejor vida.

G. dormía entre papá y yo, en una cama de 1,50, pero tengo que decir que siempre se ha movido un montón, y nuestras espaldas empezaron a resentirse, papá que no es muy amigo del colecho protestaba, así que un día me lié la manta  a la cabeza y le dije que me adosara la cuna a la cama quitando un lateral, y así se hizo la luz para él.

Cuando me quedé embarazada le compramos una cama, e hicimos el intento de pasarlo a su cuarto, pero no quiso, así que pasamos la cama a la habitación y cuando nació la peque volvimos a poner la cuna adosada, aunque ella los 6 primeros meses dormía encima de mamá, que se está mas agustito.

Y así dormimos:

 

Nuestra habitación de colecho

 

Tengo que decir que estoy encantada, es increíble despertarse todos los días con ellos.

Y no tengo ganas de que termine, aunque sé que pronto se irán.

Antes de hacer colecho hay que tener ciertas precauciones:

* No debe compartir su cama con el bebé si usted (o cualquier otra persona que duerma en la misma cama):prohibido fumar

  • Fuma (aunque no fume en la cama ni dentro de la casa), si no os es posible dejar de fumar, evitad compartir la cama al menos durante las primeras 14 semanas de vida del bebé.
  • Ha consumido una bebida alcohólica.
  • Ha consumido alguna droga o medicamento que cause que tenga el sueño más pesado que de costumbre.
  • Está más cansada que de costumbre y cree que esto le dificultaría despertarse si el bebé la necesita.
  • Las personas muy obesas pueden no darse cuenta de la situación física de su bebé, con lo que es preferible que duerman en superficies separadas.
  • Cuando el bebé ya se mueva por la cama, es conveniente poner barreras alrededor de su zona para evitar que caiga de la cama. El espacio entre la barrera y el colchón debe ser mínimo para que el bebé no quede atrapado y se asfixie.

* Es muy peligroso dormir con el bebé en un sofá, no lo haga nunca. También es peligroso dejar al bebé solo en una cama para adultos o dejarlo que duerma en una cama de agua, en un ‘bean bag’ o en un colchón que se hunda.

Los beneficios del colecho son:

  • Mejora el descanso tanto de la madre como del bebé.
  • Aumenta la producción de leche materna, dada la importancia de las tomas nocturnas por el aumento de la prolactina.

No es verdad que el colechar con los hijos hace que estos sean más dependientes, yo dormí en la habitación de mis padres hasta los siete años y soy una persona totalmente normal.

Y vosotros, ¿practicáis colecho?, ¿llegasteis a él también por supervivencia?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lactancia, Mi maternidad, Mis tesoros, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Yo colecho

  1. Hija has descrito mi colecho pasado, el presente y espero que si un día hay un futuro colecho con dos, sea así también…genial!!

    Me gusta

  2. Yo también llegue por supervivencia a los problemas de sueño de la peque,y ahí seguimos porque aun se despierta,la verdad que estamos la mar de a gusto, me gusta vuestra habitación y como lo habeis organizado,a nosotros solo nos cabe la cuna, si vendría otro peque ya otra cama no nos cabe, en fin hasta que llegue así seguimos jeje
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s