Mamá en Duelo

IMG_20170619_120648

 

Soy una mamá en duelo desde el 31 de Diciembre de 2008, día en el que me despedí de mi primer bebé, a él le siguió su hermano a finales de Febrero, y tras tener mis dos soles, me despedí de mi quinto hijo el 21 de Febrero de éste año.

¿Qué es ser una mamá en duelo?

Muchas personas ajenas a los sentimientos de una pérdida perinatal, pueden pensar que es una locura que a día de hoy siga en duelo por todas y cada una de mis pérdidas.

El duelo tras una pérdida no es sólo durante un momento o un periodo de tiempo corto, siempre se está en duelo, toda la vida, porque estar en duelo es recordar a todos y cada uno de tus hijos que decidieron irse, es recordar que tuvimos el privilegio de estar con ellos aunque solo fuera por un pequeño periodo de tiempo, de habernos elegido como su madre, porque fueron ellos los que nos eligieron a nosotras.

Para nosotras son reales, los sentimos dentro, y cuando se fueron se llevaron con ellos una parte de nuestro ser, pero también nos dejaron algo de ellos en nosotros, y ese algo que nos dejaron es lo que nos da fuerza para seguir día a día, es lo que nos hace que los recordemos, que los tengamos presentes siempre.

Estar de duelo es muy doloroso, como con la muerte de cualquier ser querido, pero ese dolor también es lo que nos hace tenerlos presentes cada día, y yo quiero recordarlos, porque son parte de mí, son mis hijos y son parte de mi vida, gracias a ellos y a mis dos soles, he crecido como persona, y me he dado cuenta que tengo mucho para dar, y que a pesar de las dificultades soy fuerte, porque ellos me han dado esa fuerza.

Aunque el resto del mundo los olvide yo nunca los olvidaré.

Os quiero mis tres estrellitas y mis dos soles.

El dibujo de arriba simboliza a cada una de mis estrellas, mi hija el día de la familia nos dibujó a los cuatro y una mariposa, que era el bebé que perdí en febrero.

Publicado en Embarazos, Lactancia, Mi maternidad, Mis tesoros, Sin categoría | 2 comentarios

De la alegría a la tristeza

lagrimas-273x300

 

 

Hace mucho tiempo que no paso por aquí, espero ir pasando un poco más a menudo.

En este tiempo han pasado muchas cosas, algunas muy importantes y otras menos.

He pasado de una felicidad plena a una profunda tristeza.

Comenzamos el año con muy buen pie, el día 4 de Enero nos enteramos que íbamos a ser papás de nuevo, un magnífico regalo de Reyes, nos dio mucha alegría porque después de mi operación hace un año y medio que os conté aquí y aquí me dijeron que iba a ser bastante difícil volver a quedarme embarazada, así que imaginaros nuestra sorpresa.

Decidimos contarlo a la familia, ya que me sale muuucha barriga desde el principio, y como no, se lo contamos a los peques.

Todo era felicidad, los peques estaban muy ilusionados y ya estaban pensando el nombre y todo.

Todo iba muy bien, lo único el cansancio y las náuseas me dejaban caos.

Tenía la primera eco en la semana 12, y fuimos muy ilusionados y con muchas ganas de ver al peque, pero cuando me pusieron el ecógrafo, solo se veía saco y un pequeño embrión sin latido, se había parado en la semana 7 mas o menos, pero el saco había seguido creciendo y por eso mi cuerpo pensaba que el embarazo seguía adelante.

El mundo se nos vino abajo, pero no reaccioné, lo único que le dije al gine fue que no quería un legrado (con el primer aborto lo pasé muy mal con el legrado), que quería que mi cuerpo reaccionara, necesitaba sentir que me estaba despidiendo de mi hijo, no quería que simplemente me lo sacasen.

No me dejaron que la naturaleza siguiera su curso por llevar cinco semanas así, pero opté por las pastillas, solicité llevármelas a casa y ser yo la que eligiera el momento y el lugar para hacerlo, sentirme preparada para esa despedida.

Lo más duro fue llegar a casa y contarles a los niños lo que había pasado, ellos más o menos lo entendieron, G. que es muy maduro tiene si teoría, dice que se ha ido con los otros dos hermanitos, que es una estrella y que quizás si tenemos otro bebé vuelva y esta vez si llegue a nacer, y si no que tal vez encuentre a otra mamá y nazca.

Fue duro contarlo, pero más duro fue vivirlo, me puse las pastillas después de llevar a los niños al colegio, me hicieron efecto unas 3 horas después, fue doloroso tanto emocional como físicamente, pero sentí que cada contracción era un adiós para mi pequeño, lo sentía real, no era como si nunca hubiese existido, sino que lo sentí, cuando terminaron las contracciones caí rendida.

Mis peques estuvieron pendientes en todo momento, venían y me abrazaban, sabían lo que estaba pasando.

Quizás alguien me juzgue por haber hecho partícipe de todo a mis hijos, pero creo que hay que ser sinceros con ellos y hacer todo de la forma más natural posible, porque es mucho peor la historia que se puedan montar ellos solos en su cabecita.

Muchas gracias a tod@s los que me disteis ánimo por instagram, os lo digo de corazón, y gracias a toda la Chupipandi.

Ahora estoy mejor, físicamente me recuperé en un día, lo demás lo vamos trabajando día a día.

Esta vez me he podido despedir, pude ver a mi pequeño y pude sentir que es real.

A esas tres estrellitas que tengo decirles que las queremos mucho y que nunca las olvidaremos.

 

Publicado en Embarazos, Lactancia, Mi maternidad, Mis tesoros, Sin categoría | 11 comentarios

#Regaloinfantilbloguero

Sé que estoy muy perdida, entre Navidad, el trancazo que cogí después de las vacaciones y el cumple de G. no he tenido mucho tiempo, y de momento paso por aquí para enseñaros el #regaloinfantilbloguero que hicieron mis peques y el que recibieron.

Bueno, pues como sabéis suelo participar en en #retoinfantil de Manualidades con mis hijas, y estas navidades propuso un amigo invisible Diy entre los peques, me pareció una gran idea el hecho de que tuvieran que preparar algo para otros niños que no conocían y a la vez recibieran algo y me apunté.

Nos tocaron los peques de Aventuras Menudas que más o menos son de la misma edad que los míos.

Después de mucho pensar, G. decidió preparar un tres en raya Diy, y C. pues un collar de macarrones.

Para el tres en raya utilizamos goma eva para el tablero, les pintamos las rayas con rotulador indeleble, y para las piezas utilizamos tapones que pintamos de negro y luego les pintamos con pintura blanca los círculos y las equis.

 

preparando-el-amigo-invisible

Para el collar de macarrones pintamos los macarrones de todos los colores que nos gustaron, e incluso les hicimos dibujitos a algunos.

Una vez secos los macarrones, fuimos formando el collar.

 

terminando-el-amigo-invisible-diy

 

También les hicieron unos dibujos muy chulos.

Y esto es lo que nos regalaron ellos, tengo que decir que les gustaron mucho a los dos.

Les hizo mucha ilusión que les llegara un paquete con un regalito. 😉

 

nuestro-amigo-invisible

Una tarjeta para cada uno y un tres en raya Diy muy navideño.

nuestro-amigo-invisible-3-en-raya-diy

Es curioso que coincidiéramos en esto, jejeje.

Tengo que decir que uno de los renos lo tuneó mi hija antes de que pudiera hacerle la foto, Decía que uno de los renos tenía que ser Rodolfo. 🙂

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Esta Navidad tenemos chimenea

Pues sí como lo leéis, el año pasado me quedé con las ganas, ya que no pude hacerla por el reposo tan largo que tuve que hacer por mi operación, pero este año lo conseguí.

Con esta manualidad también participo en el Retoinfantil de Manualidades con mis hijas.

Hemos utilizado:

  • 4 cajas de cartón grandes.
  • Cinta de embalar marrón y transparente.
  • Papel kraft marrón.
  • Témperas blancas.
  • Cartulinas rojas, unas tres cartulinas y media.
  • Pegamento en barra.

Lo primero es montar las cajas si no están montadas, que fue nuestro caso, una vez montadas se van uniendo formando la chimenea con cinta de embalar, reforzando sobre todo la parte central.

cajas-para-una-chimenes-de-carton

 

Una vez que están unidas se envuelven como si de un regalo se tratase con el papel kraft, nosotros utilizamos papel marrón para dar un poco más de juego a los niños y pintarlo después en blanco, pero es mucho más fácil si directamente se envuelve con el blanco.

Primero forramos la parte central de abajo y los laterales, y luego el resto a modo de regalo.

Luego pintamos en blanco.

pintando-la-chimenea-de-carton

 

Para la parte de atrás hemos cogido un catón a medida que forramos y pintamos independiente del resto.

La cartulina la cortamos previamente en trozos de unos 5 cms de ancho y unos 14 cms de largo, y fuimos pegándola.

En la parte central las pegamos verticalmente a modo de ladrillo.

 

ladrillos-para-la-chimenea-de-carton

 

Y el resto de forma horizontal.

 

pegando-ladrillos

Esta es la parte que más les gustó a los peques, se lo pasaron bomba echando pegamento, ahora ni os cuento lo que gastaron…

La parte del fondo también se forró de ladrillos, y la pegamos con cinta de embalar a la parte de atrás.

la-peque-dentro-de-la-chimenea-de-carton

 

Y así nos quedó nuestra chimenea:

 

nuestra-chimenea-de-carton

 

Estamos encantados con ella.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 15 comentarios